Escritos

Sin título Federico Serna González

Desde mi hamaca
la paja de chiquichiqui
empieza a crujir.
¡El agua quiere pasar!

Millones de gotas
aterrizan en la sabana.
Las flores dibujadas en el papel
no saben que hacer.

Encuentran refugio
en el sabor incipiente
pero dulce y ácido
de los frutos que le regalaban
a la morata sin bañador.

Su preferido,
uno que llegaba todas las mañanas
en las manos
de unas risas contagiosas
y piojosas.

Es tanta hp agua
que me conquistó
y me llevó a la puerta
en donde la intimidad
se transforma en exterioridad.

Esta puerta que cruzamos
con tanta facilidad
pero la ansiedad y la incertidumbre
nos inunda
cuando pensamos
en lo que ellos no piensan.

¿Qué pasará?
¿Qué queremos que pase?
Me senté
en ese mágico lugar
que no es si adentro
ni afuera.

Desde allí vi como
las malokas enloquecían
con el color pintado en las nubes.

Mientras más cae la lluvia,
más rápido van los pensamientos.

Hasta que se mezclan
coloreando el paisaje
en una acuarela
de reflejos rojos y azules infinitos.

El día se despide
con una maravillosa idea.

Federico Serna González


Colombia

fedserna93@gmail.com

Ver más