Escritos

Cómo hacer una pipa de bazuco Federico Serna González

La primera vez,
la tuve en mi manos por curiosidad
o por esa desesperanza que la vida conlleva.
Sentía el denso humo,
que venía de un lapicero partido,
volverse parte de mis entrañas.
Ponía otro poco en el aluminio,
abrazado por un caucho ya viejo,
como mi padre,
al que dejé por esto.

Recuerdo mi primera pipa.
El tuvo de PVC.
El aluminio gastado.
Un caucho de mi madre.
El lapicero con el que estudiaba.
Encendí la pipa .
El pánico me invadió como siempre.
Veía tombos por todos lados,
la misma persona pasaba,
me escondía de ella y la volvía a ver.
Pero sí, desaparecieron el hambre y el sueño.

Lo vendí todo,
mis cosas,
mis amigos,
mi casa,
mi familia,
incluso, vendí mi cuerpo.
Ahora, lo que me queda son las cenizas que se lleva el viento,
como esta mierda se llevo mi vida.

Cómo hacer una pipa de bazuco